CENTRO DE INTERPRETACIÓN

DE LA APICULTURA PARA LA

CONSERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD

colmena

Colmena es el lugar donde habitan las abejas y por extensión la colonia que vive en ella y construye sus panales

La historia ha demostrado la intensa relación del hombre con la abeja desde hace miles de años. Desde la remota antigüedad se sabe del uso de los productos de la colmena para la alimentación y la salud humana, dos ámbitos íntimamente ligados. Desde el punto de vista alimenticio, los productos apícolas son valiosos suplementos nutricionales destinados a suplir carencias de la dieta moderna, basada en alimentos refinados e industrializados. El gran contenido de aminoácidos, enzimas, vitaminas, antioxidantes, ácidos orgánicos y minerales (elementos claves para nuestro equilibrio y que se pierden en los procesos de producción masiva) convierte a la colmena en una valiosísima fuente proveedora de salud y vitalidad.

Polen

Propóleos

Jalea real

Polinización

Veneno abeja

Cera

Abejas

Miel

La miel contiene sobre todo hidratos de carbono de fácil asimilación, por lo que es un producto energético ideal para niños y deportistas. También un estupendo reconstituyente contra la fatiga o el estrés.


El polen constituye el segundo elemento básico de la dieta de las abejas. Mientras la miel les aporta energía en forma de hidratos de carbono, el polen aporta proteínas, vitaminas, minerales, aminoácidos, fibra y grasa.


La jalea real es el producto más sofisticado de la colmena y la llave de la supervivencia de la colonia de abejas. La jalea real disminuye la fatiga y el nerviosismo, mejora el funcionamiento de los órganos internos y estimula el apetito.


El propóleo puede ser considerado la más eficaz herramienta de defensa de la colmena contra agresiones externas. No en vano, su nombre en griego significa “defensa de la ciudad” o en este caso de la colonia de abejas.

La cera es el elemento fundamental para la construcción de colmenas, una especie de cemento para las abejas. Una vez han preparado la cera, las obreras cereras construyen nuevos panales, tanto de cría como de almacenamiento. También les sirve para reparar los ya existentes. Igualmente, es utilizada para sellar celdillas de miel o de cría, en cuyo caso se llama cera de opérculo


La apitoxina o veneno de abeja es una sustancia ácida y de aspecto transparente, que desprende un fuerte olor y es de sabor áspero y picante. Empleada convenientemente, posee mútiples usos medicinales. Especialmente apta en dolencias crónicas como el reumatismo, alivia también los efectos nocivos de los rayos X sobre el organismo. Igualmente se emplea como base para fabricar productos químicos.


La acción benéfica de la polinización de las abejas en el medio natural y en la agricultura no se refleja sólo en una mayor producción, sino también en una mejor calidad de los frutos, al ser un proceso totalmente ecológico. El alquiler de colmenas por parte de los agricultores convierte a las abejas en una herramienta más de cultivo y una fuente de ingresos complementaria para el apicultor.


Otra buena fuente de ingresos para los apicultores es la cría y comercialización de abejas. Se puede vender desde un solo individuo (una reina) hasta una colmena entera, pasando por paquetes de abejas de todas las castas.

Productos de la colmena

Contacto | Términos de Uso | Política de Privacidad


Copyright © 2011 Consejo Regulador Denominación de Origen Protegida Miel de Granada.

Todos los derechos reservados